sol(o) al fin


Porque en la vida quedan muchos colores


al fin

sol


sinuosas nubes sin celos

alzándose

desde el cielo


azul

al fin.


desde la boca me brotan pájaros

verdes destellos desde el piso

iluminados los huesos.

plumas colores albores

de aire

volándome desde las sienes.


él no lo sabe.

sonrío,

y no lo sabe.


solo

al fin.


ya no me visitas ventanas

me ensolo, te lo juro

y no te esperaré sombras.


Alice Mar



cuento mañanero

“quiero quererte como se quieren a los muertos”, me dijo en un lugar

detenido en el tiempo que hacía folículos en la memoria, y me dio un beso.

entendía que la decisión estaba tomada. empuñé mi espada y ella me pasó

el escudo. le dije, para fingir valentía, que yo podía sentir el miedo que tenía

el dragón. salí al campo abierto temblando. apenas pude ver la llameante

boca, tan sólo sentí el fuego que me destrozaba. a punto de cerrar los ojos,

creo haber cumplido su deseo.


Alfred Dust



a las seis de la tarde…

A Alfred Dust, esperando otra de tus muchas desvenidas…. Que desvengas.


a las seis de la tarde salen los murciélagos

anunciando soles sin colores.

he soñado cielos azules, y en mis sueños

su sonrisa volaba.

desde la ventana,

una sombra lenta se me avecina.

acosados

de puertas que cerradas nos persiguen

sus huellas siguen

amurando ensueños

sempiternos,

siempre eternos como hiedras.


espera.

he tendido

todos los poemas. he entendido

todas sus señas.

sobre la mesa un mantel blanco

amenaza arrollar un par de flores secas.

enciendo un cigarrillo

de simulada melancolía

mientras una mariposa negra posa

sobre el hacha apagada de una vela.


me desvelas.

miro hacia fuera, y observo las grietas

que se acumulan sobre tus estelas.

me sirvo un vaso. me sirvo un vaso,

y te bebo polvo, los ojos oscuros

desvaneciéndome

como tus dedos.

esperando que se me caiga otra nube,

siempre tragándome

tus muy parcos albores.


las noches como piedras

se precipitan sobre mis penas.

bajo mis pies

unos cuantos bostezos

como culpa acumulados.

pero a las seis de la tarde salen los murciélagos.

asentada en mi silla

lo aguardan mis cuervos.

creo

he entendido sus señas.


no duermo ya.


Alice Mar



1(a…(a leaf falls on loneliness)

A mi amigo Sergio Delgado

1(a 

le
af
fa
ll


s)
one
l


iness


E. E. Cummings