no tanto a ti como a tu pelo

No tanto a ti como a tu pelo.

Así, entre las puntas

de los dedos.

Un arco-iris nocturno

regalándome el reverso

de lo inmaduro,

y unas medias negras

que ya pronto

ya no habitarán ni piernas.


Como en un sueño curvo


Te pinto palabras y de pronto te quemo

el cielo de la boca.

“Tu cigarrillo todavía está prendido,

Alice.

Apágate el cigarrillo,

Alice.”


Mi cigarrillo prendido.

Y un reloj que intransigente

marca siempre

las siete y media.

He estado vaciando copas,

Lucas,

pero no quiero morirme por la boca.

Que no quiero morirme, no por ahora

no por la boca.


Un lapso de humo.

Que a veces el hálito de vida

viene envuelto en humo.

Un lapso de humo mientras tu pelo,

un lapso de pelo

mientras mis dedos.

Y esos hilos negros que abrumas,

y esos hilos negros

durmiéndose cenizas

sobre mis estelas.


Así, como en un sueño burdo


Como las rayas

de tus cabellos.

Como las canas

de mis recuerdos.

Como esos hoyos

de almohaderos.


Todo tan lejos.

Todo tan, así de pronto,

todo tan

lleno de polvo.


Alice Mar


Anuncios